La fotosíntesis 
está en todos lados



Seguramente te maraville ver que las aves y los aviones vuelen. Vuelan porque tienen una forma muy particular. Pero también lo hacen porque los impulsa la energía. ¿Y sabés de dónde obtienen esa energía? De la fotosíntesis. 
Dirás que ni los aviones ni las aves fotosintetizan, ¡y es verdad! Solo las plantas, las algas y algunas bacterias lo hacen. Pero la mayoría de los organismos utilizamos esa energía para poder vivir.

 

 

Plantas

Por la fotosíntesis, las plantas capturan la energía de la luz solar y la guardan en sus tejidos.

 

Herbívoros

Los herbívoros (animales que comen plantas) obtienen la energía del sol que fue almacenada en las plantas.

 

Carnívoros

También obtienen la energía del sol los carnívoros, solo que en ese caso la energía pasó antes por al menos un herbívoro.

 

Hongos y bacterias

Y también los hongos y bacterias del suelo, obtienen energía de plantas, animales u otros microorganismos muertos.

 

 

 

 

¿Pero…¿qué tienen de especial las plantas que les permite transformar directamente la luz del sol en otro tipo de energía que pueden utilizar para crecer? Te presentamos a la clorofila.¡La gran protagonista de esta historia!

 

Las plantas absorben la luz solar mediante la clorofila que se encuentra dentro de las hojas (¡y le dan ese color tan verde!). El dióxido de carbono que se encuentra en el aire ingresa a las hojas por pequeños orificios llamados estomas.
Al mismo tiempo, las raíces toman del suelo los minerales y el agua que luego viajan hasta las hojas.


Allí se fabrican azúcares gracias a la energía capturada por la clorofila. Con esa energía, el agua y los nutrientes, las plantas producen más hojas, raíces y frutos.


Muchas de estas partes son consumidas por los animales. De esta manera obtienen la energía que necesitan para crecer.

Por lo tanto, así como los satélites despliegan amplios paneles que capturan la energía solar y la convierten en electricidad, las plantas despliegan sus hojas y capturan energía solar que convierten en azúcares. Y las aves consumen esa energía en, por ejemplo, semillas o gusanos (que comieron plantas) y es con esa energía que sus músculos baten las alas. ¡Y levantan vuelo!


Está claro entonces que las aves pueden volar gracias a la fotosíntesis (o a la obtención de energía que alguna planta capturó del sol). Pero… ¿y los aviones? Ellos no comen plantas… ¡ni cargamos clorofila en sus tanques de combustible! Es cierto… pero sí cargamos nafta. Y la nafta… ¡También proviene de la fotosíntesis impulsada por la energía solar! ¿Cómo? La nafta deriva del petróleo, que no es otra cosa que materia muerta de organismos que vivieron hace millones de años. Todo cierra.

 

Definitivamente, la fotosíntesis está en todos lados.

 

VAS CAMINANDO POR LA VEREDA UNA TARDE DE VERANO Y VES QUE


Los árboles de la calle están atrapando luz solar en ese mismo instante.

 

Lo que te hace caminar es un sandwich que comiste en el almuerzo hecho con pan, amasado con harina de trigo que creció gracias a la energía solar; y queso, elaborado con la leche de las vacas que se alimentaron de pasturas que crecieron gracias a la energía solar.

 

Pasa un auto quemando combustible que se obtuvo de la descomposición de pequeños organismos que atraparon la energÌa solar hace millones de años.

Sobre el suelo del jardÌn de un vecino todavÌa se ven hojas muertas del otoño, con energía atrapada el año anterior que lentamente van incorporando los organismos del suelo.

 

Venía volando un gorrión utilizando la energía almacenada en sus músculos, que obtuvo al comer una semillita que fabricó una planta que atrapó la luz solar Durante la primavera.

 

...Y AHORA SÍ TE DAS
CUENTA DE QUE LA FOTOSÍNTESIS
ESTÁ EN TODOS LADOS.

 

Martín Oesterheld, ingeniero agrónonomo
Cecilia Kunert, bióloga

 

 

Av. Corrientes 2835, 5º "A", Cuerpo "A" / (1193) Capital Federal / Tel: (011)4961-1824 Fax: (011)4962-1330

ISSN: 2683-6866

© 2020 por Revista Ciencia Hoy - Argentina