¡Envianos tus preguntas curiosas!

Las respuestas son realizadas por los profesionales y expertos en la temática ¡y te aseguro

que nosotros también aprendemos un montón de ellas!

Podés hacer tu pregunta en esta sección en los comentarios al final de esta página, o

enviándola por mail a chicos@cienciahoy.org.ar

Luciano: ¿Podríamos ser capaces de crear gravedad juntando muchos asteroides?

Mora: ¿Por qué el hielo quema?

¡Hola Luciano!


Toda forma de materia genera gravedad o atracción gravitatoria, incluso las personas y los insectos, aunque esta gravedad es demasiado leve como para que podamos medirla. La gravedad de los asteroides es notoria, y si juntamos muchos asteroides lo sería aún más: de hecho el Principito caminaba tranquilo por su asteroide sin peligro de “caerse”... ¿Caerse? Y ahora te preguntamos a vos: ¿hacia dónde podría caerse un habitante de un asteroide?  

 

Alejandro Gangui, Astrofísico

¡Hola Mora!

Nuestra piel está formada por muchas células, entre las que se encuentran células especializadas para detectar la temperatura (llamadas termorreceptores) y células encargadas de activarse cuando algo nos lastima generando la sensación de dolor (llamadas nociceptores). Cuando algo está muy muy caliente o muy muy frío puede causar daño. La sensación de calor o de frío se percibe en los termorreceptores pero es mucho más intensa la sensación de dolor de los nociceptores. Es por eso que en cierto modo, aunque se trate de extremos opuestos (frío o calor), todo conduce a la misma sensación de dolor. A quien sufrió alguna vez quemaduras ocasionadas por objetos o sustancias calientes, el dolor causado por objetos y sustancias frías le recuerda aquella sensación de "quemarse", pues las vías por donde se transmite la sensación, son las mismas.

¡Tus amigos de CHicos!

Olivia: ¿Cómo es que los caracoles están en la playa? ¿Aparecen solos? ¿Se crean solos? ¿Cómo?  

¡Hola Olivia! Los caracoles que encontramos sobre la playa están por lo general muertos. 

Todos ellos nacen,  crecen y se reproducen en el mar donde generalmente mueren. Arrastrada por las olas, lo que ​​hallamos es la conchilla del caracol, que  fue formándose poco a poco durante su vida y está compuesta por carbonato de calcio (¡como la cáscara de huevo!).

En el mar viven muchísimos tipos de caracoles. Algunos viven apoyados sobre la arena, otros  enterrados, algunos se fijan a las rocas, otros las perforan y habitan dentro de ellas. Hay varias especies de almejas y caracoles que viven en la propia playa, como almejas y berberechos, y por su parte otras especies viven adheridos a las rocas como los mejillones.

Cecilia Kunert, bióloga.

Agustín: ¿Cómo aterriza un cohete que viene del espacio? ¿Utiliza el mismo sistema que al despegue? Entonces, ¿cómo hace para bajar?

Hola Agustín, Hay dos grandes tipos de cohetes: los que se recuperan para su reutilización y los que se van desarmando y se pierden en cada lanzamiento. Dentro de los que se recuperan y vuelven a utilizarse, los más avanzados son los trasbordadores espaciales. Todos ellos necesitan mucha más energía para despegarse de la tierra que para aterrizar, por lo que para despegar se lanzan con grandes tanques de combustible en un impresionante ascenso vertical, pero luego, ya sin esos tanques, aterrizan planeando como si fueran aviones.Sin embargo, hace muy poquito lanzaron un cohete que aterriza de la misma manera que despega: con retropropulsión y en posición vertical. ¿Querés verlo? https://www.youtube.com/watch?v=tdBlOSroo80

¡Tus amigos de CHicos!

Nicolás: Si tuvieses una lupa enorme (que condense mucho sol en un punto), ¿podrías levantar la temperatura mucho como para derretir un metal? 

¡Hola Nicolás! 

¡Sí, se puede! Sólo que en la práctica no se usan lupas porque su gran tamaño y peso las hace difíciles de manejar (y son muy caras). En su lugar, se usan espejos cóncavos (con forma de cuenco) para concentrar la luz del Sol en un punto y alcanzar temperaturas altísimas rápidamente. Estos dispositivos se llaman "Concentradores Solares Térmicos", y el más grande de ellos se encuentra en la localidad de Font-Romeu-Odeillo-Via, en Francia. Allí, un juego de espejos móviles sigue el movimiento del Sol en el cielo, desviando su luz durante todo el día a los espejos concentradores (dispuestos en una superficie en forma de cuenco), que a su vez la enfocan en un punto. En ese punto se alcanzan temperaturas de hasta 3500°C en pocos segundos; lo suficiente para derretir acero o incluso metales como el tungsteno, que se funde a 3400°C.

¡Tus amigos de CHicos!

Solange: ¿Por qué no se juntan el agua y el aceite?

¡Hola Solange! 

Casi todas las cosas están formadas por pequeñas partes que llamamos moléculas. Las moléculas forman grupos con características comunes llamadas sustancias, como el agua o el aceite. Pero ¿qué es lo que mantiene juntas las moléculas?

Existen fuerzas que las unen y son distintas en cada tipo de molécula. Las de aceite, por ejemplo, tienen forma de tiras alargadas y se pegan muy fuertemente entre sí como si fueran velcro de muchas caras. Las moléculas de agua, en cambio, se parecen mucho a los imanes.

Si mezclamos muchos imanes y muchas tiras de velcro, veremos que los imanes se pegan a otros imanes y las tiras a otras tiras. Así, las moléculas de agua se juntan con otras moléculas de agua y lo mismo pasa con el aceite. No se juntan entre sí.

María Joselevich, química.

Ezequiel: ¿Funciona el principio de Arquímedes en situaciones de ingravidez? 

¡Hola Eze!

El principio de Arquímedes, que dice que todo cuerpo sumergido en un líquido recibe un empuje de abajo hacia arriba que es igual al peso del volumen del líquido desalojado, no funciona en situaciones de ingravidez porque no hay un abajo y un arriba, ni presión de la gravedad sobre el agua. Los efectos que se producen en la experimentación son muy impresionantes. ¿Te imaginás un pez nadando en una burbuja de agua flotante? 

Jorge A. Posse, comunicador científico

Mariela: ¿Se sabe de qué color era el Patagotitan?

¡Hola Mariela! 

Lamentablemente no conocemos el color del Patagotitan, ni de ningún otro saurópodo. Solo se han conocido o inferido de algunos dinosaurios emplumados encontrados en buen estado de preservación, que aún conservaban los pigmentos que dan color a las plumas (en hallazgos hechos en China). Pero para nuestro dinosaurio patagónico no tenemos lamentablemente esta información.

Diego Pol, paleontólogo.

Agustín: ¿Cómo lava el jabón?

¡Hola Agustín! 

El jabón está formado por unas moléculas muy especiales: una parte se parece una una "cabeza" que se comporta como el agua y otra parte es una especie de "cola" que se asemeja a la grasa. Como dijimos en la respuesta del agua y el aceite, las moléculas de agua (y también las cabezas de jabón) se portan como imanes y se pegan entre sí. Y la grasa (como las colas del jabón) se porta y pegotea como el velcro.

Cuando lavamos usamos agua y jabón. Las moléculas de jabón atrapan las gotitas de grasa de la suciedad y forman unas pelotitas llamadas micelas: con las colas hacia adentro atrapando la grasa, y las cabezas por fuera, pegándose al agua. El chorro de agua que sale de la canilla arrastra estas "pelotas" de jabón que encierran las gotas de grada llevándose con él toda la mugre que ensuciaba las manos y, de paso, las otras sustancias que se pueden pegar en cualquiera de las dos partes de la molécula de jabón.

María Joselevich, química.

Rocío: ¿Qué hacemos si algún día nos quedamos sin agua? 

Hola Rocío, Los seres vivos necesitamos agua para poder vivir. Es un componente fundamental en las funciones vitales de nuestro organismo y por eso sin ella moriríamos. Además, ¡alrededor del 70% de nuestro cuerpo es agua! La presencia de agua en la Tierra permitió que se desarrollase la vida. Habrás escuchado decir que la Tierra es el “planeta azul”. La expresión se refiere al color tan característico que le otorga la gran cantidad de agua visible desde el espacio: cerca del 70% de la superficie de planeta está cubierta de agua. Si bien es cierto que con la tecnología actual podríamos potabilizar parte del agua, es importante que la cuidemos y no la contaminemos. ¡Es indispensable para nosotros y para el resto de los seres vivos!

¡Tus amigos de CHicos!

Agustina: ¿Por qué el agua de mar es salada?

Hola Agustina, El agua pura no es ni salada ni dulce, por eso se dice que es insípida. Que el agua de mar sea salada se debe por un lado al aporte de sales que llegan desde los continentes, así como el de los volcanes que se encuentran en los fondos oceánicos.El agua de lluvia, o de nieve, que cae sobre la tierra arrastra hacia los ríos y estos hacia el mar todo lo que encuentra a su paso. Pueden ser rocas y restos de cualquier cosa, incluso –lamentablemente– basura. Las sales que contienen las rocas se van disolviendo, mientras que los trozos de rocas se van triturando hasta convertirse en partículas que se depositan en los fondos de los mares. Las sales disueltas de todos los ríos se van acumulando en los mares. También en los fondos oceánicos se encuentran volcanes que aportan compuestos químicos que aumentan la salinidad del agua.

¡Tus amigos de CHicos!

Dante: ¿Por qué los humanos no respiramos abajo del agua? 

¡Hola Dante! Muchas gracias por tu pregunta.
Los humanos tenemos lo que se llama “respiración pulmonar”. Nuestros pulmones están especializados en extraer el oxígeno directamente del aire, por intercambio a través de una membrana finísima en los alvéolos pulmonares (unas bolsitas muy chiquitas, con muchos vasos sanguíneos). Allí, el oxígeno pasa directamente a la sangre, mientras que el dióxido de carbono que producimos como desecho en nuestra respiración pasa desde la sangre al aire que espiramos. Lamentablemente, esta forma de intercambio no es eficiente para lograr una buena extracción del oxígeno del agua, ya que este se encuentra disuelto en el líquido en mucha menor cantidad que en el aire. Los animales que sí pueden respirar bajo el agua poseen branquias, o intercambian directamente oxígeno a través de su piel.

¡Tus amigos de CHicos!

Av. Corrientes 2835, 5º "A", Cuerpo "A" / (1193) Capital Federal / Tel: (011)4961-1824 Fax: (011)4962-1330

ISSN: 2683-6866

© 2020 por Revista Ciencia Hoy - Argentina