¿Camellos en
Argentina?

A veces pasa que conocemos más de animales que viven muy lejos, en otros continentes, y poco de los nuestros. Eso no es porque los de acá sean menos interesantes y bellos que los “extranjeros”, sino porque hay muchos más libros y documentales sobre aquellos.

 

Si pensamos en camellos, seguro la primera imagen que se nos aparece son esos grandotes con joroba caminando en los médanos del Sahara… o montados por los Reyes Magos. Esos camellos jorobados o “del Viejo Mundo” se denominan dromedarios si tienen una sola joroba o bactrianos si tienen dos jorobas. Son animales domésticos con adaptaciones que les permiten vivir en los desiertos y resultan muy útiles para la gente que vive en esos lugares.

¿Y nuestros camellos? ¿Sabían que acá en América Latina, y en nuestro país, hay más especies de camellos?

Los camellos de acá se llaman camélidos. Son más pequeños, no tienen jorobas, ¡pero tienen muchas cosas interesantísimas!

Las vicuñas son pequeñas, pesan más o menos 45 kilos, y están adaptadas a vivir en una zona muy alta y plana ( por eso se denomina altiplano) que queda en los Andes a más de 3500 metros de altura. En nuestro país abarca parte de las provincias del Noroeste Argentino (NOA).Estos animales son muy bellos y gráciles, corren a gran velocidad y pueden saltar hasta 2 metros de altura, en una zona con muy poco oxígeno. Tienen una de las fibras (o lana) más finas del mundo. La posibilidad de utilizarla esquilando a los animales en lugar de cazarlos es hoy una de las herramientas más importante para su conservación.

 

Los guanacos son animales más grandes y más fuertes. Su distribución no se limita a las alturas, sino que además del altiplano y los valles andinos, también habitan muchos otros ecosistemas como las estepas y pastizales a nivel del mar y hasta bosques patagónicos.Son animales gregarios, o sea que viven en rebaños. En la época reproductiva forman grupos familiares con un macho, sus hembras y crías, pero en los momentos más hostiles del año se juntan por decenas. En la Patagonia algunas poblaciones llegan a migrar varios kilómetros, en busca de pasturas durante las nevadas invernales. Como habitan varios ambientes siempre han sido más numerosos que las vicuñas. Su lana también es valiosa y puede ser obtenida por la esquila.

 

Para los pobladores andinos de hace 5000 años, que eran cazadores y recolectores, tanto las vicuñas como los guanacos eran recursos importantísimos para la vida. Tanto es así que eran los motivos principales que pintaban en las paredes de sus cuevas.

 

Por el tipo de altiplano que hay en Argentina, que es muy seco, no tenemos alpacas nativas, pero sí tenemos bellísimas llamas.Las llamas son animales cruciales para la vida en los Andes y fueron fundamentales en el Imperio inca como recurso. Los pueblos de los Andes prehispánicos utilizaban su fibra para hacer tejidos, la carne para comer, los cueros para hacer camas, los huesos para fabricar instrumentos y utensilios y muchos otros usos. En los pueblos de montaña, con caminos de cornisa que suben y bajan, no usaban transporte con ruedas. Las llamas eran las encargadas de trasladar TODO lo que se llevaba de un lado para otro. Por todos esos motivos, las llamas eran además importantes como parte de las creencias y la religión de los pueblos andinos. Estos antiguos pobladores reconocían en el cielo la constelación de la llama y a la Vía Láctea como un camino de llamas.

 

 

Bibiana Vilá

Bióloga

 

Sabías que...

Los antiguos habitantes, que dependían tanto de estos animales, lograron domesticarlos. Las dos nuevas especies de camélidos domesticados son las llamas y las alpacas. ¿Te animás a descubrir cuáles fueron los camélidos originarios? Te damos una pista: si te fijás en los nombres científicos de las llamas y las alpacas y los comparás con los de la vicuña y del guanaco, lo vas a descubrir.*

La lana de la vicuña
Es el oro de la Puna

No hay tesoro más lindo
No se compara a ninguna.

Copla y dibujo realizado por los alumnos de 6to grado de la escuela Santa Catalina, de Jujuy.

*Respuesta: Las llamas son guanacos domesticados, (los nombres científicos de las dos son "Lama") y las alpacas son vicuñas domesticadas, en su nombre comparten el "Vicugna").