Criadores de bacterias

Aunque te parezca increíble, la importancia de lavarse las manos con agua y jabón se descubrió hace relativamente poco. Antes, los médicos atendían partos y cirugías con las manos sucias, y los resultados eran terribles. ¿Por qué? ¡Porque las bacterias están en todas partes! Aunque la mayoría de ellas son inofensivas y muchas cumplen funciones necesarias en nuestro cuerpo, algunas pueden  enfermarnos,  por lo que las llamamos patogénicas. Lavarse las manos reduce las posibilidades de infectarnos. El médico alemán Ignacio Semmelweis fue el primero en recomendar esta sencilla práctica higiénica en los hospitales, hace unos 170 años. Y, como era de esperarse,   muchos más pacientes se recuperaron de los partos y las cirugías.

Mediante un sencillo experimento casero te invitamos a ver las bacterias que pueden tener tus propias manos, ¡y así comprender la importancia de lavarlas!

 

Importante: 1°realizar todos los pasos con la ayuda de un adulto!

Sumergir los recipientes plásticos en agua hirviendo durante unos cinco minutos. Este paso elimina todo microorganismo presente de antemano en los recipientes, y se llama “esterilización”.

Hervir medio litro de agua.

Disolver el contenido del sobre de gelatina sin sabor, el caldo y el azúcar en el medio litro de agua hirviendo.

Volcar la mezcla aún caliente en los recipientes de manera que el líquido cubra bien el fondo en toda su extensión y tapar. Una vez tapados, los recipientes no deben destaparse hasta que hagamos el experimento.

Dejar enfriar a temperatura ambiente durante una hora y luego llevar a la heladera por dos horas más.

Escribir con el marcador indeleble  uno de los recipientes con la palabra “control”, otro con la palabra “lavadas”, y el tercero con las palabras “sin lavar”.

 

ATENCIÓN No es conveniente tocar ni oler las colonias de bacterias formadas en la gelatina porque podrían no ser inofensivas. Luego de mirarlas “de lejos”, taparemos los recipientesy los descartaremosen una bolsabien cerrada...

 

Ahora sí está todo listo para realizar el experimento!!!

 

Al recipiente “control” simplemente lo destapamos y, sin hacer nada más, lo volvemos a tapar. Al recipiente que dice “sin lavar”, lo destapamos y apoyamos directamente la palma de la mano (sin lavar, claro) sobre la superficie de la gelatina, con cuidado de no romperla.

 

A continuación volvemos a tapar el recipiente. Luego de lavarnos bien las manos con agua y jabón, repetimos el procedimiento con el recipiente que dice “lavadas”.

 

Llevamos los tres recipientes bien tapados a un lugar donde no reciban luz directa del sol, y los dejamos reposar. Al cabo de unos dos a tres días, abrimos cuidadosamente las tapas de los tres recipientes y comparamos lo observado.

 

Qué pasó en cada recipiente?

Las bacterias son microscópicas y no pueden observarse a simple vista, pero cuando les damos alimento y tiempo para reproducirse, muchas de ellas se acumularán y formarán “montoncitos” de bacterias llamados colonias, que sí se pueden ver.

 

para pensar ¿En qué situaciones cotidianas será más importante lavarse las manos?

 

Leandro Martínez Tosar

Biólogo

Ingredientes

  • Tres recipientes de plástico resistente al calor, de forma chata y con tapa, o recipientes descartables y film plásticos para taparlos.

  • Un sobre de gelatina sin sabor

  • Medio litro de agua (aproximadamente dos tazas)

  • Una cucharadita de azúcar

  • Un marcador de tinta indeleble

Competencia mugrosa

¡Compará tus resultados con los de un amigo! ¿Quién tenía las manos más sucias?.