¡No nos olvidemos del dengue!

¿Por qué se habla tanto de los recipientes con agua?

Porque ahí es donde Aedes aegypti pone sus huevos: sobre las paredes rígidas de recipientes en contacto con el agua (a diferencia de otros mosquitos que, por ejemplo, los ponen directamente sobre el agua). Como las larvas son más fáciles de encontrar que los mosquitos adultos que andan volando por acá y por allá, es muy importante identificar esos recipientes y hacer que dejen de servir como criaderos.

Entonces ¿cómo desafiamos al Dengue?

Hay acciones que podemos encarar individualmente, como deshacernos de los criaderos que haya en nuestras casas. Pero esto no es suficiente; ¡la problemática es local y colectiva! Para desafiar al dengue, nos parece clave organizarnos entre vecinos, compañeros del cole o del equipo para promover la acción colectiva en cada barrio, escuela, club… juntarnos alrededor de este tema para identificar las características del problema en nuestro contexto particular, pensar las soluciones e implementarlas. Veremos que en algunos casos estas soluciones están en nuestras manos y en otros será necesaria la intervención de organismos públicos.

Dengue3.jpg

¿Viste alguna vez a las larvas

y a las pupas?

 

Para verlas no necesitás ningún instrumento especial ¡alcanza con mirar con atención el agua recogida en algún recipiente!

¡Informarse y organizarse es la clave para enfrentar casi cualquier problema ambiental o de salud!

Entonces… ¿qué se te ocurre que podés hacer?

                                                                 

Fernando Garelli, Ana Dumrauf, Adriana Mengascini, Cecilia Mordeglia y Mariana Sanmartino

Grupo Didáctica de las Ciencias - UNLP

Desafío dengue: en busca

del criadero perdido

Estamos todos preocupados y ocupados con el coronavirus: no se habla de otra cosa en la tele, cambiamos nuestros hábitos y hasta las clases son en casa. Pero, ¡atención! el brote de dengue que está atravesando nuestro país también es peligroso y hay que cuidarse.

 

Con una cifra de casos confirmados muy superior a la de temporadas anteriores, hoy también es muy importante que desafiemos al Aedes aegypti el mosquito transmisor del virus que produce esta enfermedad.

 

¿Cómo? ¡Los científicos te lo cuentan en esta nota!

En la mayoría de las campañas de prevención nos indican principalmente que demos vuelta los recipientes con agua que tenemos en nuestras casas... pero entendemos que hacerle frente al dengue es mucho más que eso: no es solo una cuestión individual o de cada casa, sino que es un problema colectivo, social, así como biológico, médico, económico, político y cultural.

El dengue es una enfermedad causada por un virus (también llamado “dengue”), transmitido por un mosquito de nombre científico Aedes aegypti, también responsable de la transmisión de otras enfermedades como zika y chikungunya.

Dengue 1.jpg

Conozcamos al mosquito

        Es más negro que otros mosquitos y tiene rayas blancas en sus patas.

        Está muy asociado a la gente: vive en las casas, vuela poco, no se aleja mucho de su fuente de alimento (¡nuestra sangre!) y pica casi exclusivamente a los seres humanos.

        No todos los mosquitos están infectados con el virus: solo los que picaron antes a una persona infectada.

No siempre hubo dengue en nuestro continente. Aedes aegypti llegó a América hace unos 400 años. Parece que sus larvas venían en los barriles de agua de los barcos que traían esclavos de África y el virus empezó a provocar las primeras epidemias.

Pero atención:

¡El problema no está solo en los pequeños recipientes (o “cacharros”)! Por ejemplo, en la ciudad de Clorinda (Formosa) se observó que la mayoría de las larvas se crían en tanques grandes donde la gente almacena agua (debido a un deficiente servicio de agua de red).

En cada lugar la situación puede ser diferente, dependiendo de aspectos políticos, económicos y culturales.

La particular historia de vida de los mosquitos

Nacen a partir de huevos pero, antes 
de convertirse en los bichos voladores que conocemos, viven en el agua en forma de larvas (que parecen gusanitos muy movedizos) y de pupas (como bolitas a las que se les puede ver una cola). Es decir, van transformándose a lo largo de su vida.

Algunas preguntas que pueden ser útiles: ¿Qué recipientes de paredes rígidas con agua tenemos en casa?  ¿Y en los espacios públicos? ¿Qué podemos hacer para que esos recipientes no sirvan como criadero? ¿Cómo hacemos para que no haya larvas ahí? ¿Qué acciones podemos llevar adelante de manera colectiva? ¿Cuáles necesitamos reclamar ante los gobiernos?

Para más información, consultas o comentarios: Instituto de Física de Líquidos y Sistemas Biológicos

mosquitos.jpg

¡Colaborá con los científicos que estudian los mosquitos a través de este proyecto de ciencia ciudadana!

Descargá la app Caza Mosquitos y ayudalos a establecer adonde viven los mosquitos urbanos. Reportá la presencia de mosquitos en tu zona, aprendé sobre sus características y a diferenciar las especies importantes.