¿Qué son las 
VACUNAS?



¿Alguna vez te preguntaste qué son las vacunas? ¿Por qué son obligatorias? A nadie le gusta ponerse una vacuna y menos si es inyectable. Entonces, ¿por qué nos tenemos que pinchar? Pensémoslo así: ¡mejor que nos duela un poquito a enfermarnos! Las vacunas nos preparan para enfrentar algunas enfermedades que pueden ser muy graves.

¿Cómo se defiende nuestro cuerpo? Nuestro cuerpo cuenta con un sistema de defensa llamado sistema inmune. Está formado principalmente por células que se encuentran circulando en la sangre y patrullando nuestro cuerpo, llamadas glóbulos blancos. Para defendernos eficazmente de los patógenos que nos causan enfermedades, los glóbulos blancos necesitan primero reconocerlos para luego combatirlos por medio de anticuerpos.

¿qué es un patógeno?
Es cualquier agente biológico capaz de enfermarnos. Entre los patógenos más comunes están las bacterias, los virus, ciertos organismos unicelulares (formados por una sola célula), hongos, y algunos tipos de gusanos.

pero ¿qué son las vacunas?
Las vacunas están compuestas por un patógeno muerto o debilitado, o solamente una parte chiquita del mismo que sirve para reconocerlo y generar anticuerpos. Si nos inyectaran el patógeno entero y vivo, ¡seguro nos enfermaríamos!

Cuando uno está protegido contra una enfermedad porque tiene las defensas que le permiten luchar contra ella, se dice que esa persona es inmune a la enfermedad. ¿Qué quiere decir esto? Que si entra en contacto con el patógeno, en la mayoría de los casos no se enfermará, aunque puede pasar que la contraiga de una forma leve. Esto pasa con la varicela: incluso los chicos que están vacunados contra esta enfermedad pueden contraerla. Pero la buena noticia es que será una forma leve, es decir, ¡con menos granos y menos picazón!

¿Sabías que las vacunas también protegen a los demás? ¡Sí! Porque si todos nos cuidamos y nos vacunamos evitaremos que se propaguen las enfermedades. Hay que ser prudente y no descuidarse: en mayo de 2011 hubo un brote de sarampión en Francia. Como ya no se veían casos de esa enfermedad, la gente pensó que no había necesidad de vacunar a sus hijos. ¡El alto número de casos se debió a un
exceso de confianza!

 

¿Y a vos cuál te toca?,
¿cuál es tu próxima vacuna? 

Joaquín Pellegrini
Biólogo

 

 

 

 

Ilustraciones de esta nota Germán Guzik

1) En caso de que algún día entremos en contacto con el patógeno, los anticuerpos lucharán contra la enfermedad ayudando a atraparlo y eliminarlo, minimizando los daños en nuestro cuerpo.

¿Cómo actúan las vacunas?

2) Además, algunos de los glóbulos blancos que fueron activados por la vacuna serán la memoria del sistema inmune: seguirán patrullando por todo el cuerpo. Así responderán mejor y más rápido si se encuentran con el patógeno, ya que lo identificarán de inmediato.